Sobre Mi

Sobre mi

Recuerdo aquel verano tras aprobar selectividad (¡sí, la selectividad, que uno va tieniendo ya unos años...!) y tocaba elegir estudios universitarios. Prácticamente todo ser humano viviente que me rodeaba tenía más o menos claro hacia dónde dirigiría su futuro (eso que llaman vocación). Yo no.

Pasaba horas repasando los currículos de diferentes carreras profesionales, asignaturas y, como no, salidas profesionales... Hasta que se cruzó una sobre Historia, Sociología, Filosofía, Economía, Relaciones Internacionales, Sistemas Políticos, Administración Pública, etc.

Sí, te hablo de la Licenciatura de Ciencias Políticas y de la Administración, una rara avis que sobre el papel me convertiría en todo un profesional polivalente, capacitado para detectar necesidades, planificar objetivos, estrategias, diseñar y gestionar proyectos y equipos, tanto en el ámbito público como en el privado y, oye, ahora con la retrospectiva del tiempo, algo de razón sí que tenía ese "papel".

El mundo del desarrollo local me pareció una salida muy interesante sobre la que especializarme para llamar a la puerta del mercado laboral. Tuve la suerte de  realizar algunos pinitos en este campo, a la par que me adentraba en el fascinante campo del marketing, los estudios de mercado y opinión... Y así, aún sin terminar de encajar bien todo aquello, pero a la vez empapándome de todo, me di de bruces con un mundo que me fascinó y sobre el que eché raíces: el mundo de la formación y el aprendizaje de adultos.

Marketing y formación, formación y marketing, dos palabras, dos mundos que difícilmente tendrían sentido sin el verbo comunicar. Sin comunicación no hay marketing y ni mucho menos formación, comunicar es la clave. Así que continué apostando por aquello de la polivalencia y profundizar en los entresijos de la comunicación del siglo XXI y sus herramientas.

Nuevos escenarios y oportunidades se abrieron, permitiéndome aplicar todos los conocimientos y experiencias adquiridas en los proyectos en los que he tenido (y tengo) la suerte de trabajar.

Hoy, volviendo la vista atrás, me alegro mucho de la decisión que tomé aquel verano cuando terminé la selectividad. Y es que en un mundo tan súbitamente cambiante, la polivalencia, recualificación o capacidad de adaptación son y serán los atributos necesarios para sobrevivir en el mercado laboral del XXI. Así que después de todo, aquella rara avis no era tan mala opción, además de que me hubiera perdido (y me seguiría perdiendo) muchas cosas, demasiadas.

En todo este contexto nace este blog, mi casa digital, un lugar para permanecer actualizado compartiendo conocimiento, información o reflexión en torno a las temáticas que me apasiona y sobre las que desarrollo mi actividad profesional.

Así que sólo me queda darte la bienvenida, pasa dentro y ponte cómodo/a, ¡estás en tu casa!

Si quieres conocer de forma más detallada mi experiencia profesional y aptitudes, puedes visitar mi perfil en LinkedIn.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba